“El Sendero” del Dhammapada

 

Capítulo XX

El   Sendero

273. De los Senderos, el Óctuple Sendero” es el mejor. De las Verdades, las Cuatro Nobles Verdades. El Desapego es el mejor de los estados mentales. Y de los hombres, el hombre de visión clara.

274. Únicamente, éste es el Sendero. No hay otro para la purificación de la visión. Seguid este Sendero y confudiréis a Mara.

275. Siguiendo este Sendero, pondréis fin al sufrimiento. Habiendo yo aprendido el proce­so de arrancar la Hecha del deseo, proclamo este Sendero.

276. Vosotros mismos tenéis que esforza­ros. Budas sólo son los que indican el camino. Aquellos que entran .en el Sendero y cultivan la meditación se liberan de las garras de Mara.

* Consultar, quienes quieran profundizar, El Noble Sende­ro Óctuple, de Bhikkhu Bodhi, Edaf (N. del T)

277. «Todos los fenórnenos condicionados son impermanentes.» Cuando uno comprende esto con sabiduría, entonces uno se hastía de tal insatis­factoriedad. Éste es el Sendero de la purificación.

278. «Todos los fenómenos condicionados están sujetos al sufrimienro.» Cuando uno com­prende esto con sabiduría, se hastía de tal insatis­factoriedad. Éste es el Scndero de la purificación.

279. « Todos los fenómenos condicionados son impersonales.» Cuando uno comprende esto con sabiduría, entonces uno se hastía de tal insatisfactoricdad. Éste es el Sendero de la puri­ficación.

280. El que no se esfuerza cuando es el momento de esforzarse; el que, aún joven y fuer­te, es indolente; el que es bajo en mente y pensa­miento, y perezoso, ese vago jamás encuentra el Sendero hacia la sabiduría.

281. Vigilante del habla y bien controlado en mente, que no haga mal con el cuerpo; que purifique esas tres vías de acción y alcance el sen­dero mostrado por los Sabios.

282. Verdaderamente, de la meditación brota la sabiduría. Sin meditación, la sabiduría mengua. Conociendo el doble camino de la ganancia y la pérdida, debe conducirse uno mismo de manera tal que pueda aumentar la sabiduría.

283. Devasta el bosque de las pasiones.   Desde el bosque de las pasiones emerge el miedo. Devastando el bosque y la maleza de las pasiones, permaneced, oh monjes, libres de éstas.

284. Aun el mínimo deseo del hombre hacia la mujer, si no es aniquilado, atará mucho tiempo su mente, como el becerro a su madre la vaca.

285. Elimina tu arrogancia como se arranca la lila en otoño. Cultiva el Sendero de la paz. El Nibbana ha sido mostrado por el Iluminado.

286. Aquí viviré en la estación de las llu­vias; aquí viviré en el otoño y en el invierno: así proyecta el necio. No se da cuenta del peligro de muerte.

287. La muerte alcanza y se lleva a aquel cuya mente está anclada en sus hijos y rebaños, como un gran río anega a un pueblo mientras duerme.

288. Los hijos no ofrecen ninguna protec­ción, ni el padre, ni los parientes. Para aquel que está agarrado por la muerte, no puede haber re­fugio en ningún pariente.

289. Comprendiendo este hecho, que el hombre sabio, refrenado por la moralidad, aclare rápidamente el Sendero que conduce al Nibbana.

 

.

Compartir