Sri Sankaracharia – La practica del Yoga

sri-sankarachariaAtmabodha, Sri Sankaracharia – Editorial Hastinapura

Los sabios de los Upanishads instituyeron para los aspirantes expertos en las cuatro disciplinas vedanticas, los tres pasos hacia la Realización, mencionados antes. Más adelante, los maestros vedantinos recomendaron el sistema yoga de Patanjali, como una disciplina práctica para la obtención del samadhi, estado en el cual se llega al Conocimiento de Brahinan. Debe señalarse, no obstante, que no hay gran diferencia entre la disciplina vedantina y la disciplina del yoga, yendo esta última la sistematización científica de las disciplinas espirituales que prevalecían en tiempos de Patanjali.

La palabra “Yoga” significa la unión del alma individual con el Alma Universal, y también los métodos prácticos por medio de los cuales se produce esa unión. Patanjali describe las siguientes ocho disciplinas para el aspirante al autoconocimiento: [1]

PRIMERA: YAMA o Disciplina General. Esta consiste en: no injuriar, no mentir, no robar, continencia y no aceptación de regalos.

No injuriar significa no herir a nadie con el pensamiento, la palabra o los actos, tanto como sea posible no hacerlo.

No mentir implica la perfecta concordancia entre pensamiento, palabra y obra.

La aceptación de regalos crea obligaciones y perturba la serenidad de la mente. El fundamento de la vida espiritual descansa en la práctica de la castidad en la palabra, el pensamiento y la acción. La continencia dota al cuerpo, a los nervios y a la mente del poder requerido para la percepción espiritual.

SEGUNDA: NIYAJvL4, o Disciplina Particular. Esta consiste en la limpieza, la alegría, la austeridad, el estudio de las Escrituras y la meditación en Dios.

Limpieza es purificación de cuerpo y mente.

La alegría es satisfacerse sólo con los bienes materiales que cubren las necesidades primarias y que fueron obtenidos sin mucho- esfuerzo.

El estudio incluye la repetición de la sagrada palabra Orn o el mismo nombre del Señor.

La meditación incluye la adoración y otros ejercicios

devocionales.

TERCERA: ASANA, o Posturas. Estas consisten en colocar los brazos, las piernas y otras partes del cuerpo en ciertas posiciones indicadas para mantener el cuerpo erecto. Ello conduce a una relajación física y a la paz interior. Se recomienda al aspirante adoptar, con el cuerpo erecto, cualquier postura en la que se sienta cómodo.

CUARTA: PRANA YAMA, o Control de la Fuerza VitaL Consiste en la exhalación, inhalación y retención de la respiración, de acuerdo a las instrucciones de las Escrituras yogas, practicadas bajo la supervisión de un maestro calificado. Ayuda al aspirante a mantener cuerpo y mente bajo control.

QUINTA: FRA TYAIL4RA, o Autocontrol. Se trata del desapego de los órganos de los sentidos de sus respectivos objetos.

SEXTA: DHARANA, o Concentración. El objeto de esta disciplina es facultar al aspirante para que fije su mente, después que se ha tornado indiferente a los objetos de los sentidos, en Brahman, el Uno sin segundo.

SEPTIMA: DHYA.NA, o Meditación. Se trata del intermitente descanso de la mente en Brahman. En este estado el aspirante no desarrolla el poder de intensa e ininterrumpida meditación.

OCTAVA: SA MA DHI, o Absorción. Se trata de la completa absorción de la mente en Brahman. Quien desee la obtención del samadhi, debe vivir en un lugar retirado. La soledad ayuda al control de los sentidos. Cuando los sonidos son controlados, la mente está controlada; cuando la mente está controlada, el yo está controlado; el control del yo es seguido por una inalterable realización en la felicidad de Brahman. El aspirante debe cultivar un extremo desapasionamiento por todos los objetos externos tanto como el desapego por el cuerpo, los sentidos y la mente. Si el aspirante se apega a algo, esto lo esclavizará. Pensar en el no-ser es malo y, por lo tanto, productor de miseria. Meditar en el Ser y en la Bienaventuranza Absoluta conduce a la Liberación.

[1] Raja Yoga.

.

Compartir