Sri Nisargadatta Maharaj – Preguntas y respuestas

sri-nisargadatta-maharaj“Yo Soy Eso”, Sri Nisargadatta Maharaj – Editorial Sirio.

P: Pero la persona no quiere ser eliminada.

M: La persona es solamente el resultado de un malentendido. En realidad, no existe tal cosa. Los sentimientos, los pensamientos y las acciones corren ante el observador en sucesión sin fin, dejando huellas en el cerebro y creando la ilusión de continuidad. Un reflejo del observador sobre la mente crea el sentido “yo soy” y la persona adquiere aparentemente una existencia Independiente. En realidad no hay persona, sólo el observador Identificándose con el “yo” y lo “mío”. El maestro dice al observador: no eres ésto, no hay nada tuyo en esto, excepto el pequeño punto de “yo soy” que es el puente entre el observador y su sueño. “Yo soy ésto, yo soy aquello” es un sueño, mientras que el puro “yo soy” lleva el sello de la realidad en él. Ha probado usted tantas cosas -todo ha quedado en nada. Sólo el sentido “yo soy” ha persistido Incambiable. Quédese con lo incambiable entre lo cambiante hasta que sea capaz de Ir más allá.

P: ¿Cuándo sucederá?

M: Sucederá tan pronto como elimine los obstáculos.

P: ¿Qué obstáculos?

M: El deseo de lo falso y el temor a lo verdadero. Usted, como persona, imagina que el Gurú está personalmente interesado en usted. En absoluto. Para él usted es un estorbo y una molestia que hay que eliminar. Realmente apunta a su eliminación como factor en la consciencia.

P: Si yo soy eliminado, ¿qué quedará?

M: Nada quedará, todo quedará. El sentido de identidad permanecerá pero nunca más la identificación con un cuerpo particular. El ser-consciencia-amor brillará con todo esplendor. Nunca es la persona quien se libera, siempre nos liberamos de ella.

P: ¿Y no queda huella de la persona?

M: Queda un vago recuerdo, como el recuerdo de un sueño o la primera infancia. Al fin y al cabo, ¿qué hay que recordar? ¿Un flujo de sucesos, principalmente accidentales y sin sentido? ¿Una secuencia de deseos y temores y vanos desatinos? ¿Hay ahí algo digno de recordar? La persona es sólo una cáscara que lo aprisiona a usted. Rompa la cáscara.

P: ¿A quién pide usted que rompa la cáscara? ¿Quién ha de romper la cáscara?

M: Rompa las ataduras de la memoria y la auto-identificación y la cáscara se disolverá por si misma. Hay un centro que imparte realidad a todo cuanto percibe. Todo lo que necesita es comprender que usted es la fuente de la realidad, que usted da realidad en lugar de tomarla, que no necesita ni sostén ni confirmación. Las cosas son como son porque usted las acepta como son. Deje de aceptarlas y se disolverán. Todo cuanto piense con deseo o temor aparece ante usted como si fuera real. Mírelo sin deseo o temor y la cosa pierde sustancia. El placer y el dolor son momentáneos. Es más simple y más fácil no hacerles caso que actuar en ellos.

P: Si todas las cosas acaban, ¿por qué aparecieron en absoluto?

M: La creación está en la propia naturaleza de la consciencia. La consciencia causa las apariencias. La realidad está más allá de la consciencia.

P: Mientras somos conscientes de las apariencias, ¿cómo es que no somos conscientes deque son meras apariencias?

M: La mente encubre la realidad, sin saberlo. Para conocer la naturaleza de la mente, usted necesita inteligencia, la capacidad de mirar a la mente con una conciencia silenciosa y desapasionada.

P: Si mi naturaleza es la consciencia todo-penetrante, ¿cómo pudieron sucederme la ignorancia y la ilusión?

M: Ni la ignorancia ni la ilusión le sucedieron a usted nunca. Encuentre al ser al que usted achaca la ignorancia y la ilusión y su pregunta quedará contestada. Habla usted como si conociera el ser vivo y lo viera bajo el poder de la ignorancia y la ilusión. Pero, de hecho, usted no conoce el ser ni es consciente de la Ignorancia. Hágase consciente por todos los medios posibles; esto le llevará al ser y se dará cuenta de que no hay en él ni ignorancia ni ilusión. Es como decir: Si existe el sol, ¿cómo puede haber oscuridad? Del mismo modo que habrá oscuridad bajo las piedras, por fuerte que sea la luz del sol, así habrá ignorancia e ilusión a la sombra de la consciencia “yo-soy-el-cuerpo”.

P: ¿Pero por qué llegó a ser la consciencia corporal?

M: No pregunte “por qué”, pregunte “cómo”. Está en la naturaleza de la imaginación creativa identificarse con sus creaciones. Usted puede detenerlo en cualquier momento retirándole la atención. O mediante la investigación.

P: ¿Viene la creación antes que la investigación?

M: Primero usted crea un mundo, luego el “yo soy” se convierte en una persona, que no es feliz por varias razones. Sale a la búsqueda de la felicidad y encuentra a un Gurú que le dice : ” usted no es una persona, averigüe quién es ”. Lo hace y va más allá.

.

Compartir